jueves, 1 de diciembre de 2016

Patas arriba

Las mujeres pertenecientes a aquella familia
cada vez que tenían que poner orden en un simple cajón
o balda (de sus respectivas casas),
se veían extrañamente empujadas
a vaciar el contenido del armario entero;
Es más, incluso podían llegar a empantanar la casa de arriba abajo.
Y todo ello movidas
por un extraño sentido del orden
ancestralmente adquirido
-que, curiosamente, todas ejecutaban por igual-,
y en virtud del cual,
colocar una parte
sin poner todo patas arriba antes,
era completamente inusual.

Safe Creative #1701300478474

miércoles, 23 de noviembre de 2016

Acentos y fisonomías

Ella, de fisonomía oriental incontestable,
encabezaba la desperdigada comitiva familiar
que se disponía a almorzar en un prestigioso restaurante chino.
Poco antes de cruzar la puerta de entrada al establecimiento,
un camarero le sale al encuentro pronunciando unas palabras (de bienvenida) en chino.
Sin embargo, ella corta en seco la perorata,
frunce el ceño en ademán de no entender nada,
gira la cabeza buscando con la mirada a su anciano y venerable progenitor
y, haciendo gala con desparpajo de un inesperado acento extremeño,
espeta en la perpleja cara del empleado:
"eso mejor digáselo a mi padre".


Safe Creative #1701310484489

¿Y tú para que sirves?

¿Y tú para que sirves?
Es la respuesta-pregunta
que me lanza con gesto sesudo
la súbdita china que regenta la tienda de todo a 1 euro
cuando le pido un artículo complejo.



Anecdotario

¿Cuánto tiempo ha de pasar
para que hechos dolorosos -de esos que marcan la vida-
puedan ser vistos -y aun contados-
como sencillas -que no simples-
anécdotas?


Safe Creative #1701310484496

miércoles, 19 de octubre de 2016

La del abrigo blanco

Ella siempre ha dicho que, durante años,
en el barrio al que se mudó cuando vino recién casada del pueblo,
las vecinas la conocían como "la (señora) del abrigo blanco".
Este era el color y la prenda que invariablemente solía vestir
cuando hacía buen tiempo y tenía que ir de un lado para otro.
Ella, provista de primorosas manos para hacerse las mejores ropas
que puedan caber en un fondo de armario, no podía invertir en ello
ni un ápice de tiempo;
Se pasaba el día bordando ajuares a vecinas, conocidas, 

amigas y primas, apuntalando así la modesta economía doméstica
formada por un discreto sueldo de empleado de banca para cinco miembros de familia.
Del mismo modo, cuando llegaba el mal tiempo,
era conocida como "la del abrigo negro",
prenda proveniente de sus suegros como parte del "regalo" de pedida.

Bajo esa alternancia de abrigos, ella vestía ropa económica
-pero francamente duradera-
adquirida en el glorioso y extinto COEBA*.
Eso sí: "en los ratos perdidos" ella confeccionaba los más bellos trajecitos y vestidos imaginables
no solo para sus hijos
sino también para sus muñecos.

---------------------------
*COEBA: Cooperativa de Empleados de Banca. Cooperativa madrileña que comercializaba en su red de tiendas todo tipo de mercancías de consumo. Creada en 1974, presentó suspensión de pagos en 1984.

 http://elpais.com/diario/1984/05/17/economia/453592803_850215.html



Safe Creative #1701310484526

viernes, 30 de septiembre de 2016

La escalera

La escalera
de aquel peculiar edificio de viviendas
de principios de siglo* 
estaba compuesta por un reguero de peldaños;
Todos ellos discurrían armoniosamente, sin un atisbo de inclinación abrupta.
Coronada por una esbelta barandilla de hierro labrado y madera,
la escalera ofrece desde sus comienzos
un servicio en exclusiva, pues en su hueco no existe competencia elevadora mecánica alguna.
En ella han ido resonando, a lo largo del tiempo,
los diferentes tipos pasos: 
Los hay ágiles, si es que parten de los pies más jóvenes,
o espaciados, cuando son emitidos por gente cargada,
o tal vez reposados -con derecho a rellano-,
cada vez que la gente mayor toma un respiro
antes de continuar el ascenso,
y, cómo no, están los gloriosos pasos saltarines,
que imprimen los niños,
para quienes la subida o el descenso
es tanto como decir, aventura o juego.

----------------------------------------------------

*Principios de siglo: El arquitecto del edificio fue Diego de Orbe y Fernández. Los planos de dicho proyecto están fechados en agosto de 1912 y la obra se terminó en julio de 1915. (Datos facilitados por el Archivo de la Villa de Madrid). 


Safe Creative #1703311358059

martes, 6 de septiembre de 2016

Paisaje político

Si el paisaje político fuera amarillo a punto de cosecha,
entonces debería apremiar el tiempo
para recoger lo sembrado.
Pero, de nuevo, parece que no gusta el trabajo
de ponerse manos a la obra.
Un campo entero espera.
¿Es su color amarillo? No.
Porque, aunque en realidad predomine ligeramente el azul baya,
el modo reventón de las amapolas contrasta fuertemente con el tono ciruela de las violetas,
mientras osadas florecillas color anaranjado destacan aquí y allá...
Pero sobre todo hay narciso, mucho narciso,
tanto narciso...


Safe Creative #1703311358301

jueves, 1 de septiembre de 2016

Pisando el arcoiris

Al pequeño J. -de siete años-
le cuesta horrores meter la cabeza bajo la ducha.
Bucear y nadar en la piscina
es una de sus mayores pasiones,
pero otra cosa bien distinta es,
ducharse después.

Si es de paso obligado cruzar  por la zona de duchas
para accedera al vaso de la piscina,
él intentará colarse por un atajo;
Y, en caso de ser interceptado,
pasará corriendo -como alma que lleva el diablo-
bajo la temida alcachofa.

Al salir del agua, tres cuartos de lo mismo.
Pero como esta vez tiene que permanecer bajo el chorro más tiempo
-por prescripción maternal-
para quitarse bien el cloro, se queda ahí completamente rígido y espeluznado,
dando unos alaridos terribles
como si sobre su cabeza tuviera clavada una nube de lluvia ácida...
Tal es el drama.

Un precioso día de verano, en la piscina municipal del pueblo
al salir del agua, la tropa familiar ya había abandonado la zona de duchas.
J. se quedó rezagado con su tía, que iba probando el agua de los diferentes grifos
para ver cuál estaba más caliente y hacerle así más agradable el mal trago al pequeño
cuando se topó con el arcoiris.
-¡¡¡J. corre, ven!!! -exclamó entusiasmada su tía-, ¡¡¡en esta ducha se ve el arcoiris!!! 
El niño se colocó junto al chorro pero no veía nada.
-Tienes que meterte, J, si no, no se ve. Para ver bien el arcoiris no hay más remedio que mojarse.
Pues bien, dicho y hecho. J. se metió ni corto ni perezoso bajo el chorro de la ducha
mirando extasiado a su alrededor el precioso arcoiris que nacía de sus pies y subía rodeándole en forma de precioso tirabuzón multicolor.

Y ahí permaneció J. un buen rato tras aquella sorprendente cortina
hasta que el viento comenzó a desperdigar con sus ráfagas
las franjas de colores y
a hacer que su cuerpo temblara de frío. 

Safe Creative #1703311357502

sábado, 20 de agosto de 2016

Recompensa multicolor

Nada más entrar a la farmacia de Celia*,
-una de las primeras boticas que hubo en el barrio-,
llamaba la atención, desde el lado izquierdo del mostrador,
una gigante y hermosa copa de cristal color ámbar
llena de gominolas** de colores.
Celia tenía por costumbre
dar un puñadito de la ansiada golosina***
para premiar la compostura
de los niños que acompañábamos a nuestras madres.
Y nosotros aguardábamos "pacientemente" el momento
de recibir en nuestras manitas
aquella dulce recompensa multicolor,
por cuya obtención
había merecido la pena el interminable rato de espera...
Una vez fuera, comprobábamos enseguida qué sabores nos habían tocado
y a golpe de vista quedaba resuelto el dilema de
qué gominola tomaríamos primero,
y cuáles intercambiaríamos entre nosotros según nuestras preferencias
la de mayor éxito era la de fresa, luego la de naranja,
la de limón, la blanca (de anís)
y la de menta -de sabor más fuerte y desagradable-
que siempre se dejaba
para el final...


---------------
* Farmacia de Celia, hoy en manos de la Lda. Encarnación Redruello, C/ Finisterre 17, Madrid 28029
**gominolas: golosina de textura gelatinosa con sabor a frutas recubiertas de azúcar, también denominada lágrimas de goma ver curiosa explicación acerca de la lágrima de goma o su denominación inglesa gumdrop http://www.willysinas.com/golosinas/257-lagrimas-de-gominola-sabor-a-frutas.html 
***golosina: en los años 70, en España había muy poca variedad de chucherías para niños, el espectro quedaba reducido básicamente a gominolas, lanzas de regaliz rojo o negro, Palotes (caramelos masticables), Chupachups, el efímero Petazetas (granulado carbonatado que provocaba pequeños chasquidos en la boca), y Chimos (caramelos rígidos de diferentes sabores en forma de aro).



Safe Creative #1701310484649

Sentimiento martenal

A años 
luz de aquél tiempo donde
su mente estaba en procrear.
Hoy por
hoy no tenía nada que enmendar
de su infancia:
nada que corregir ni recrear.
Creo que por eso -y por otras cosas- 
su sentimiento maternal
permaneció allí,
igualmente sepultado en la raíz de aquél rojo planeta martenal.
Y sin "a flor
de piel"
que valga...

Safe Creative #1703311358363

jueves, 28 de julio de 2016

Contornos y sonidos I

Contornos y sonidos
de aquellas tardes en casa,
interminables, adorables,
plagadas de juegos infantiles y de fondo siempre el ruido incansable
de la máquina de coser 
que hacía volar mi madre para entregar los encargos a tiempo
mientras nosotras -a su lado-
jugábamos a ir a la compra con el dinero imaginario
que ella nos ponía en la mano.
Y pasábamos las horas jugando a las cocinitas,
y a colocar aquellos vestiditos
-primorosamente por ella fabricados-
a la "Nancy", a la "Lesly" y
al "Barriguitas".


Safe Creative #1703311360724

martes, 26 de julio de 2016

Aromas que traen de vuelta

Los aromas que traen de vuelta
a mi abuela:
la manzanilla, la lavanda y la canela


viernes, 15 de julio de 2016

Guijarros invisibles

Y volvió atrás,
para poder seguir adelante.
Lo insoportable del dolor
hacían -del presente-
un lugar intransitable,
desolador.
El futuro no tenía solución de continuidad a partir
de aquella terrible realidad...
Así que volvió la vista
hacia los años
de la infancia, la adolescencia,
su primera juventud luchadora.
Sintiéndose fruto irrepetible del amor entre sus padres,
ella, sacó fuerzas.
Y halló los guijarros invisibles
que la llevarían de vuelta
a casa,
a una casa que encontrándose igualmente vacía,
estaba llena,
de sentimientos olvidados, sensaciones frescas de antaño...
Y recuperó esa sonrisa,
el hecho y el sentido de estar en el mundo,
que hasta hacía bien poco carecía de sentido,
de un solo sentido.
Ahora circulaba por carriles de doble dirección,
de idas y venidas...
Recorrerlos,
reorientó
el rumbo lejos
de la inercia -que tristemente- impone
el duelo.

Safe Creative #1608028521621

martes, 12 de julio de 2016

Una verdad irrefutable

En una noche de verano
de esas en las que
el cielo abre el telón
para representar el formidable espectáculo de 
las Perseidas,
el patio de la casa del pueblo
se convierte entonces en el patio de butacas perfecto.
Para contemplar tan genuinamente veraniega
exhibición estelar 
la familia toma asiento
al aire libre
Con la mirada concentrada
en el infinito y deseando pronunciar la frase
"he visto una".
Que se hace esperar,
Y de pronto, va pasando saltarina de boca en boca.
Hasta que llega el turno del pequeño M.,
quien tras haber presenciado el acontecimiento
se levanta y empieza a correr extasiado por el perímetro del patio
con los brazos en alto y las manitas abiertas llenas de júbilo.
Entonces se para en seco frente a su abuela
Y exclama con la convicción propia de quien acaba de presenciar un milagro:
"¡¡¡¡Abuela, las estrellas están vivas!!!! Safe Creative #1701310484632

Mudanzas

De vuelta a la carga
de buscar casa, tras un tiempo récord en una misma zona
de confort.
Buscar de nuevo hasta debajo de las piedras.
Dos Santos me fueron propicios
en los anteriores traslados:
En San Ginés, estuvo la preciosa casa del cambio.
En Santiago
mi hogar durante cinco años.
Pero ahora, en San Millán, me ofrecían un húmedo y sombrío
sótano;
en Santa Isabel, un piso para vivir de medio lado.
En Espíritu Santo, unos tabiques de espanto.
tampoco cuajó la buhardilla en San Eugenio,
y el bunker de San Andrés -fue inmediatamente descartado-;
Tampoco hubo suerte con el de San Isidoro de Sevilla  
y deseché visitar el de San Ramón Nonato,
solo porque el nombre me catapultaba
a aquellas estampitas que
me colaba mi suegra de antaño en el bolso
mientras yo llevaba el dolor escrito a doble cara
por mis seres queridos
que no llegaron a puerto.
Al final, cuando los ánimos de encontrar algo
empezaban a decaer, un general* me salió al paso,
y yo, enseguida, le eché el lazo.
Y me dije ¡sea vive Dios! 
que en este -mi- nuevo rincón
divinamente me hallo.

*General muerto en 1817 en el patíbulo por la Constitución.

Safe Creative #1608028521645


viernes, 8 de julio de 2016

Esperando la hora

Es solo media tarde y María* solo espera la hora de la cena.
Sentada junto al resto de comensales -que también aguardan-
en pequeños y sórdidos satélites-mesa repartidos por la sala de asistidos
de una residencia de ancianos.
-"Yo es que me quiero ir a mi casa"-prorrumpe María con voz suplicante.
-María no te puedes ir porque va venir la cena, -aplaca una auxiliar
desde el otro extremo de la sala, mientras maneja sin descanso la grúa 
que transporta al aseo a un incesante goteo de residentes en silla de ruedas.
María habla sola. En su cabello seco y recio apenas hay restos de un tinte que en su día tuvo carácter hegemónico.
A veces, solo para llamar la atención, María da voces en tono lastimero.
Y si hay suerte y consigue atraer la atención de alguna visita, entonces ella agarra con fuerza el brazo de quien se le acerca y le dice con gran pena:
-Sabe usted, es que se me ha muerto mi madre, ¡y qué voy a hacer yo ahora sin mi madre!
Yo lo que quiero es irme a mi casa...
María va siendo calmada de nuevo por la auxiliar,
que continúa anunciándole la llegada de la cena.
A María tan solo le cabe la espera de la hora cierta
de la cena, mientras llega la hora incierta
de su definitiva marcha.
----------
*María: Nombre imaginario


Safe Creative #1608028521652

jueves, 26 de mayo de 2016

Reflexiones bajo tierra. Metro a Metro: Así no hacemos país

¿Verdaderamente es tan grave no ceder
el asiento
en el transporte público?
Probablemente no.
pero, que se haga por sistema, comienza a ser un signo
más del egoismo feroz
que campa a sus anchas
en los tiempos que corren,
donde mirar fijamente la pantallita del móvil
-cómodamente sentados-
sin atender a nada más, no tiene precio.
En esta cuestión, nadie tiene por qué hacer país.
No es tan grave
que tu casero te diga a la cara 
"hay que ver cómo dejaron el país los del partido aquél"
mientras él -que juró y perjuró a la firma del contrato 
que su piso estaba declarado-,
resulta que mintió y además no estaba a su nombre...
No es tan grave,
él no está obligado a hacer país.
Tampoco es tan grave arrojar colillas a la acera,
o al monte,
y que luego arda, porque esos -los mismos que tampoco hacen país-
echarán luego la culpa al viento...
No es tan grave tirar basura a los ríos:
la porquería desaparecerá por arte de magia corriente abajo,
además como la naturaleza es de todos -y de nadie-
cada uno puede ensuciar su parte
-sin ruborizarse-...





lunes, 23 de mayo de 2016

"Aneche"

Recuerdo la emoción que se vivía
en casa cada vez que
llegaba carta de Aneche.
"Aneche", en realidad Annette, era una simpatiquísima
y rubicunda niña alemana
de la que mi hermana se volvía amiga inseparable 
durante las vacaciones estivales en el Camping "Villas Caravaning"*.
Apenas estaba de regreso en su país
Aneche mandaba sin dilación
un inconfundible sobre primorosamente decorado
que destacaba enseguida del pelotón de cartas rasas de banco
y en cuyo interior se alojaban las más novedosas y apetecibles golosinas que
los tres hermanos habíamos visto jamás...
Muchos de aquellos rechupeteados envoltorios
quedaban para la posteridad,
y no era extraño verlos luego formando parte del
despampanante forro de cuadernos y libros....

-------------------
* Villas Caravaning- Camping situado en la Manga del Mar Menor en Murcia  

jueves, 12 de mayo de 2016

Generosidad versus con tal de

Y cómo reclamar generosidad y solidaridad y humildad de unos políticos
que, lejos de mirar por el bien común,
se dedican a jugar a su particular juego de la silla en el Congreso,
si nosotros mismos
no somos capaces de comportarnos ni el Metro:
qué es eso de ceder el asiento,
basta con meter el codo y la pierna con tal de coger sitio y ponerse fijamente a mirar el móvil
para no dejar escapar una sola mirada alrededor
y entonces, el que haya personas de pie todo el trayecto que lo necesiten más, ya no supone un problema;
Como tampoco lo es "invitar" a los demás viajeros a escuchar horrendas melodías a todo volumen desde los móviles... 
Todo, con tal de ir por la vida 
como si siguiesen sentados  
en el sillón de casa.



 

miércoles, 27 de abril de 2016

Todo pasa por algo

Una mujer de mediana edad
hace una extraña guardia delante del único asiento libre
en un vagón de Metro repleto de gente
hasta la bandera
en plena hora punta.
La señora sostiene entre sus manos un libro titulado "Todo pasa por algo"
de cuyas páginas no aparta la vista ni un instante,
mientras silabea para sí frases con el mayor interés.
Tan absorta estaba, que no veía, a pesar de tenerla delante,

a la joven que acaba de entrar
cargada de bolsas y llevando con dificultad a su hijo
en el costado.
La azorada joven, se planta esperanzada frente a la ninguneadora
para preguntarle por tres veces si iba a sentarse, pero la susodicha
seguía a lo suyo, haciendo gala 
-cual soldado orgulloso
que mantiene imperturbable
su semblante ante las increpaciones del gentío-.
El resultado fueron cuarenta segundos de estupor generalizado en el vagón,
tras los cuales, los boquiabiertos viajeros de todas las nacionalidades, edades, sexos, y condición religiosa -que puede haber en el país del tamaño de un vagón de Metro-,
se levantaron como
centellas de sus asientos para cederle el sitio
a la joven, más perpleja aún si cabe ante el comportamiento de una congénere
que, por otra parte, 
si el lector -que no presenció la escena- se lo pregunta,
sí estaba en sus cabales.


sábado, 16 de abril de 2016

De donde yo soy!

Una vivaracha niña de unos siete años
de pelo negro azulado,
espera el turno en la frutería
junto a su madre adoptiva.
Y, mientras, celebra con gestos cada cosa que ve,
va diciendo a su mamá el montón de cosas que tienen que comprar
porque "no les queda de nada";
La pequeña va nombrando con voz saltarina todo aquello que recorren sus enormes ojos:
plátanos, fresas,
aguacates y peras...
De pronto alcanza con su vista unas preciosas uvas
de color verde amarillo,
y el tendero replica con un guiño,
que vienen de la India.
¡¡¡¡Ay va... de donde yo soy!!!! -dice exultante desplegando una sonrisa 
que deja al descubierto una peculiar hilera 
de farolillos muy blancos, -algunos a medio encender-
Y mientras, ella sentía con orgullo el privilegio
de que su adorada y lejana patria
estuviera ahí, en ese preciso instante
justo a su lado...





miércoles, 30 de marzo de 2016

Abandonos



Una imagen de antaño

proyecta el fortuito encuentro entre dos parejas:

El marco, un restaurante perdido

en una frondosa y conocida localidad del norte,

A los dos jóvenes matrimonios -que se conocían de vista, de la gran ciudad-

les lleva tan solo unos segundos saludarse efusivamente,

y dedican el resto del rato a ponerse al día:

uno de los matrimonios está recién casado

y el otro, tiene dos niños pequeños.

Enseguida intercambian los teléfonos.

El del padre de familia, sin duda, era un teléfono peculiar, a tener en cuenta

para un futuro lejano,

pues, no es habitual conocer a alguien que trabaja en el

departamento de decesos de una compañía.

A los pocos años de aquello,

una de las dos esposas recordó amargamente aquél -otrora bello- encuentro e hizo uso del insólito contacto

por el fallecimiento menos pensado:

el de su marido.

De otro lado, la otra mujer sufría su infierno particular:


su cóyuge la abandonaba, sin más,

a ella y a sus retoños,

para incorporarse de facto a otra familia

con hijos.





martes, 23 de febrero de 2016

Criiic criiiic sostenido


El sonido de grillo,

-ese peculiar, inconfundible y oxidado

criiic-criiic sostenido procedente de un columpio-,

me hace subir nuevamente al balancín aquél

de hierro en forma de barca

en el que solían mecerse dos niñas, casi iguales,

vestidas de blanco,

delicadamente peinadas con llamativas coletas y abultados flequillos...

Y, por un rato, dentro de aquél artefacto suspendido en el espacio,

-lejos del pie a tierra-,

las dos hermanas se volvían inabarcables

como soberanas sobrevolando un ignoto altiplano...


viernes, 19 de febrero de 2016

Sonidos de estío

En mitad de una tarde invernal
el sonido de una avioneta
-repentinamente familiar-
se desliza hasta mí
atravesando con estrépito murallas de murmullos.
Y, de pronto, llega el verano
desde las apartadas cumbres de aquellos recuerdos lejanos:
son estíos de antaño,
llenos de vacaciones en el mar por un mes entero
en los que
avionetas surcaban el aire
soltando un reguero
de balones y gorras,
mientras nosotros agitábamos desde el agua
los brazos
apresurando nuestras pesadas piernas sumergidas
como podíamos
hacia la caza
de algún obsequio llovido del cielo...


viernes, 12 de febrero de 2016

Alas de papel

Arriba en lo alto,
en plena estera magenta
destaca un revuelo de tonos blancos...
Alas de papel
que el viento agita con fuerza
haciéndolas formar en cículos amplios.
Parece que hubieran sido arrojadas
a una suerte de vaivenes
-cual puñado de hojas sin valor-
desde una extraña papelera
al contenedor celeste.

martes, 9 de febrero de 2016

Linea continua

En el centro,
las calles de Madrid prácticamente huelen solo 
a comida.
Una linea continua
de humeantes establecimientos cuyo reclamo
es ofrecer a todas horas
hamburguesas, tacos, tapas,
comida regional,
Kebabs y Woks,
bocadillos de calamares, entresijos...
Y entre medias, un característico aroma a dulces y churros,
pone a cubierto
las franjas de desayuno y merienda.
No se respira otra cosa.
Incluso hay un museo temático
-con decenas de jamones colgados-
venerado por menos propios que extraños,
quienes señalan esta visita de rigor
como el mejor sustitutivo
del mismísimo Prado.





sábado, 6 de febrero de 2016

Tras su ego

En un acto abierto de lectura poética
en el bello marco de una exposición*,
cuando tenía yo un pie prácticamente en el estrado
para disoinerme a leer mi poema,
un desmedido [y desmelenado] ego me corta
el paso por sorpresa
carpeta en mano,
mascullando: no mira, es que ahora voy yo,
[cuando en realidad el turno me lo habían dado a mí...]
Qué sensación más terrible
que te roben el aliento
a punto de pronunciar un poema.
Y qué vergüenza, porque, al evitar discusiones de frutería
y hacerme a un lado,
parecía que era yo quien se había colado...
...Yo: un desconocido Yo -sin amiguitos en el acto.
Un Yo femenino que no tiene por costumbre arrogarse el derecho a que le cedan el paso,
pero a quien chirría sobremanera lo penoso
de situaciones como esta, en las que ves trotar a un "caballero" siempre
un paso por detrás
de su Ego:
y al resto de mortales,
dos pasos por detrás.


-----------------------------------------------------------------------------
*15 de de enero 2016. 18:30 h. La voz del ermitaño. Sesión abierta de lectura poética. Con motivo de la exposición La oficina de San Jerónimo, comisariada por Eduardo Arroyo y Fabienne Di Rocco, proponemos una sesión abierta de lectura poética en la torre del estilita. Poetas y público en general podrán venir y leer poesías propias o ajenas en este homenaje a la palabra poética. La lectura será grabada y posteriormente proyectada en las pantallas situadas en la parte superior de la torre hasta el final de la exposición.  (Entrada libre hasta completar aforo)

martes, 2 de febrero de 2016

Paisajes esparcidos

 
Desde el asiento que ocupo en el vagón de Metro
sorprende ver a un puñado
de paisajes esparcidos
viajando de cualquier manera por los suelos.
Van en dirección contraria
al lugar donde fueron tomadas;
Me bajo en mi estación
y ellas continúan su extraño trayecto
lejos del objetivo que las captó;
Los ojos de los viajeros no dejan de pasar revista
a estas hojas arrancadas de la publicación
que las cobijó,
pero ellas siguen su particular rumbo
hacia un destino incierto.


lunes, 1 de febrero de 2016

Tupi do velo

Retomemos el síndrome que sufre la clase turista
cuando no ha podido acaparar la suficiente concentración de sitios ineludibles
por rato cuadrado.
Y hagámoslo corriendo un tupido velo.
La "Confeitaria TUPI".
Es un punto y aparte.
Sencillamente auténtica, 
por el brillo de su peculiar luz propia
que ilumina por igual 
al comensal de aquí o de allá
haciéndole pasar
por uno más de la ciudad,
haciéndole pagar
lo que a uno más de la ciudad. 



jueves, 28 de enero de 2016

Majestic

Me quedo con el fascinante deleite
sin refinar que ofrecen algunas cafeterías rancias
de Oporto.
Ese que supera con creces al supuesto encanto
que las guías de campo y playa 
adjudican a otros cafés de exquisito nombre
-como el Majestic-.
  [se diría que su fama haya sido cincelada
   simplemente para que uno vaya
   y pueda formar parte del recuento de sitios trofeo,  a saber   
   -yo me tomé un café ahí-.] 
Es de locos cómo puede contribuir
a la cuota de decepción que la clase turista
puede llevarse consigo
de un país, el hecho de no haber visitado todos los "allís" reglamentarios que rezan en las guías
y que, a fuerza de rezar, van a misa
Pero, si hay algo peor para un turista
es que le hagan sentir como a un vulgar forastero
al que extraer un buen dinero
por una "bañera" de café 
ramplón
por muy "majestatico" que sea.

¡Cara mediocridad!