sábado, 18 de abril de 2015

Trabajos con/sin movilidad geográfica

Al pasar por aquél apacible lugar
me quedo prendada
por los trabajos de la naturaleza.
Observo al río ejercer de río, siempre en continuo movimiento
observo al árbol trabajar de árbol -in situ-.
Percibo al aire, con su peculiar movilidad geográfica
que lleva y trae singulares aromas
y cantos de pajarillos
despreocupados
de un bello pueblo manchego.


martes, 14 de abril de 2015

Patrones

¿Por qué un hombre calvo,
                   un joven con entradas,
                        un señor con el pelo lleno de canas,
                          ofrece un aspecto interesante?
¿Por qué una mujer calva
                    una joven con entradas,
                        una señora con el pelo lleno de canas,
                          ofrece un aspecto deplorable?
¿Cómo es que estos patrones estéticos carentes de equidad
se acuartelan en nuestras cabezas, sin visos de levantar el campamento?
¿Cómo pueden  
las ausencias (de cabello) y el color gris
ser avanzadillas del envejecimiento
solo para media humanidad?
¿Por qué para unos hombres que procrean ad infinitum
el hecho de que las canas asomen, es del todo irrelevante,
mientras que en lo que a nosotras respecta, 
estas mismas señales de declive
son el aviso feroz 
de que se nos está pasando,
o se nos va a pasar ya el arroz?




------------------------------------------------------------
Para consultar he elegido dos blogs que están a favor de que las mujeres luzcan sus canas sin complejos:  
http://www.marialeonstyle.com/lifestyle/belleza/canas-cabello/ 
http://www.bodyballet.es/por-que-tenir-las-canas/



lunes, 13 de abril de 2015

Shadow map

Camino con calma
Siguiendo la huella de un agitado revoloteo
de mariposa.
En el suelo se hacen ordenadamente a un lado
unos restitos de tierra y hojas trituradas
-de tanto dar vueltas-
a la voz de un viento
que primero las barre, luego hace que levanten su danza en un estrecho corro
para finalmente partirlo en dos. 
Esta mañana tranquila de sábado es inolora, indolora...

 Y un árbol me muestra orgulloso su shadow map.

sábado, 11 de abril de 2015

...Sobre papel resignado

No dejamos 
-ni un minuto-
de contener.
Somos capaces de adquirir 
y contenerlo todo
con tal de tenerlo todo
hasta el infinito y más allá.
La ecuación es simple:
existimos igual a una suma de contenidos
en la que resulta
que solo el aire -a respirar- está de paso.
Y el resto, el resto es
un ir y venir  
que se deposita, que se esfuma...
...en unos grandes almacenes
alma, corazón y mente.
¿pero, entonces, qué tenemos en stock? 
¿y cada cuánto se ha de hacer inventario?
¿Qué sé yo?
Pero ante todo, que sea en unos términos
no recogidos 
sobre papel resignado.



miércoles, 8 de abril de 2015

El campo de los deseos

Dos pequeños
campan a sus anchas por un enorme parque
irregular plagado de montículos verdes.

Primero, un par de dientes de león desperdigados entre el césped
les ofrece la posibilidad de 
soplar al viento múltiples minivelas,
no sin antes haber pronunciado un deseo:
"yo quiero un disfraz de spiderman" "y yo un coche de Rayo".

De pronto abren sus ojos de par en par
ante una ladera plagada de molinillos de viento.
Han descubierto literalmente el campo de los deseos
y se afanan en recolectar una tras otra
estas peculiares plantitas
que no dan abasto en propagar tantos anhelos por el aire...



martes, 7 de abril de 2015

El sol por los suelos

Mientras camino cabizbaja
encuentro al sol
por los suelos.
Doblemente
porque el cielo se muestra nublado
y el astro ha quedado preso
en un semicharco.



jueves, 2 de abril de 2015

Mandar los problemas a paseo

Cada vez que quería olvidar
las tribulaciones de verdad,
me ponía -literalmente- a confeccionar mis propios bolsos.
Y ahí quedaban los problemas
-bien cosidos-
con las estrechas costuras formando parte del entramado de la tela.
Una vez fuera de su radio de acción
-mi mente-
aquellas preocupaciones
eran mandadas sistemáticamente a paseo,
colgados del hombro o
cuzados al pecho.



miércoles, 1 de abril de 2015

En la superficie

En la superficie:
Nuestro organismo nada entre 
molestias y dolores
de diversa índole
-y gravedad-.
Es la forma que tiene de decir basta:
a grados de desamor enquistado, a la ansiedad recurrente,
a mares de estrés y miedo no  resueltos...
En el interior:
Una mente aislada en el centro de mando lucha por seguir rumbos
impropios, que no llevan a buen puerto al corazón.
Mientras, cada uno se duele, cavila, y siente por su lado.
Así es difícil mantener a flote
semejante nave
y alcanzar costas sin sucumbir...