jueves, 31 de mayo de 2012

En la Rosaleda

En la rosaleda del parque del Retiro
todo sigue
el ritmo de su propio latido;

Aromas que suspenden sus densas asignaturas
una y otra vez
en el ambiente.
Explosiones controladas 
-de color naranja fuego-
se suceden en los parterres.

Hace guiños el sol
entre las cortinas nubladas
de esta tarde primaveralmente fría:
-no hemos rebasado
la línea roja del cuarenta de mayo
que marca la llegada
del estío-.

Sentada en mi banco recibo 
los mensajes cifrados del mirlo.

Dos palomas torcaces
-contrapeadas-,
transitan, cual funambulistas,
por los delgados hilos pétreos de una fuente 
sin agua.

Mientras, tú recorres desordenadamente
los caminitos ajardinados,
y te sorprendo
comiendo pétalos de rosas
aquí y allá.

miércoles, 23 de mayo de 2012

Desempleata Officinalis

En la Península Ibérica
parece que la planta "desempleata officinalis"
se da bien,
-demasiado-
en los tiempos que corren.
Prolifera en cualquier estación del año
pasando ya de los cinco millones.


martes, 22 de mayo de 2012

Traduciendo de la realidad

Si se me requiere,
-como tarea laboral-
traduciré a mi idioma natal,
esto es,
al español desde el alemán.

Mas, mi empeño diario por traducir
la realidad
no cumple ningún encargo;
tan solo dos mandatarios me urgen
a la tarea:
sentir y observar.

Luego, con ayuda de simples parámetros,
traslado aconteceres
a  mi lengua vital
haciéndoles sitio
en mi poesía peculiar.

-una constante existencial-

sábado, 19 de mayo de 2012

Manto de granizo: bolitas de naftalina

Frente al Palacio Real,
el inesperado manto de granizo
reparte sus bolitas de naftalina
por el laberinto de arizónicas y
arbustos de boj,
liberando un fresco y primaveral aroma.

jueves, 17 de mayo de 2012

Mejillón gallego

Su sabor
nace entre algodones de espuma,
sobre camitas verticales cultivadas en batea
-de las que nunca se apea-.

Este molusquito posee la pureza de las corrientes
con las que crece
mientras baila
a cámara lenta en los profundos salones
de muda riqueza...

Y así, en el encerrado abrazo
de sus negriazules conchas ,
permanecerá hasta que sus músculos
cedan a la presión del pulso entablado
-en la cacerola-
por el agua o por alguna salsa en ebullición.


domingo, 13 de mayo de 2012

Miedo transitorio

Hasta el cuarenta de mayo
tengo por costumbre poner cada noche
un poco la manta eléctrica.

Que sea ella quien rompa por mí
el hielo de las sábanas.

Luego entro yo
-ya más tranquila-
como quien tras haber escuchado
los ladridos de su perro en la oscuridad,
siente alivio y se le pasa el miedo.

Qué bien ahuyenta ese simple trapo con cable
mi miedo transitorio
al no-calor en el lecho

sábado, 12 de mayo de 2012

Serie bichitos: abeja cortadora de hojas

En una pausa
te veo fuera
enfrascado observando con atención algo
entre la enredadera
del muro del patio
de "nuestro" todavía lugar de trabajo.

(Con el E.R.E. en y sobre nuestras cabezas)

Me muestras ramas llenas de hojas
delicadamente mordisqueadas aquí y allá.
-Será un saltamontes-, pienso en alto.
-Nada de eso-,
respondes moviendo la cabeza de lado a lado.

Por fin se deja ver el bichito:
una hacendosa abeja troqueladora
visitando verdores
de hoja en hoja...

De pronto asistimos extasiados al singular espectáculo
de ver rasgar y enrollar con sus faucecitas
un pedacito de hoja
que rápidamente se lleva volando
"bajo el brazo"
como un legajo de naturaleza.

Todo se va desmantelando alrededor.




martes, 8 de mayo de 2012

Plazuela del Cordón

En la plazuela del Cordón
hay un edificio de señorial fachada.

El enrejado de sus amplios ventanales
evoca a decimonónicas damas
sentadas de lado junto al alféizar.

Discretas con sus tocados de blonda,
en el caer de la tarde
se entregan a la placentera escucha
de palabras de amor
que el viento les trae






viernes, 4 de mayo de 2012

Aroma especial

Siempre llevo un poquito del discreto
y especial aroma de tu piel conmigo.

De entrada,
sus notas de salida
son recatadamente cítricas.

Su esencia posee, entre otros,
destellos de resina y
ligeros toques almibarados
a piel de niño.

Sus sonoras notas de fondo
insisten siempre en acompañarme hasta casa;
Y una vez allí se meten en mi armario, 
donde tocan mi ropa,
dejándola perfumada
durante toda una semana.


jueves, 3 de mayo de 2012

La mente no tiene los pies en la tierra

Mientras los pies nos encaminan hacia un solo
y definido lugar cada
vez que nos ponemos en marcha,
la mente sigue sus propios dictados
yendo -al mismo tiempo- en todas direcciones.

Se dispersa y se recrea
con gusto en el entretenido parque temático del tiempo pasado.
Y con las mismas, la mente va
y viene del futuro 
-al galope-.
El caso es ausentarse siempre
a cuenta de premisas impresentables.

La mente no da tregua,
-no tiene los pies en la tierra-.

Abandona el instante presente 
y nos lleva y nos trae
por esas calles de mundos imaginables
innombrables,
en una palabra -intransitables-.

Porque a la mente solo la muerte
le para los pies.
Y mientras,
no necesita de lentos y meditados pasos,
pudiendo recorrer lugares a la velocidad de la luz,
y durante mil años,
-si fuera necesario-